983503727 | ventas@expertis.com.pe | Síguenos en:

Blog

El Consultorio del Dr. Coatings

El hombre versus su medio ambiente

Desde el principio de los tiempos, la historia de la humanidad ha estado marcada por la relación del hombre con su medio ambiente, el primer paso que el ser humano dio en la tierra cambio las características de la misma, cada hoja retirada del árbol, animal domesticado o cueva habitada, generó un impacto sobre la cuna que lo acobijaba.

 

El fuego terminó por darle al hombre la energía necesaria para multiplicar el impacto, pero además, generar una transformación que lo ayudaría a desarrollarse y dominar el mundo que lo rodeaba.

Veinte mil años después, podemos manipular los minerales y con ayuda del fuego, fabricamos el acero estructural, que nos permite ocupar más eficientemente el espacio donde antes existían cuevas, acero que nos permite llegar varios pisos hacia arriba (y también hacia abajo), pero claro, la naturaleza no se va a dejar vencer, lleva demasiado tiempo transformando las cosas a sus estados más básicos, para que venga el hombre y con un poco de energía pretenda convertir la naturaleza en otra cosa.

El acero es producto de un proceso metalúrgico, en el que por acción de la energía se produce una aleación (mezcla) entre el hierro, el carbono y otros elementos que le dan propiedades especiales de ductilidad, dureza, con las cuales, se convierte en el mejor material para la construcción.

La corrosión es la respuesta del medio ambiente, para recuperar el hierro, de la forma como debería estar, como oxido de hierro, ese polvillo rojo que cubre las rocas en estado basal.

Y cuál es el mecanismo para lograr esta vuelta a lo natural, qué provoca la corrosión?,

Pues el movimiento de los electrones; cuando dos metales puros se encuentran unidos por un puente metálico (definición de aleación), solo basta contar con un medio acuoso que provea los electrones necesarios para cerrar el circuito. En el acero, nuestro valioso “hierro” perderá electrones, convirtiéndose en Fe+2, listo para ser “óxido de hierro”, disolverse en el agua y quitarle las propiedades al acero estructural.

Al medio acuoso con presencia de electrones, le llamamos “electrolito”, para esto tendremos un compuesto salino y humedad en el ambiente que rodea al sustrato y se deposita en él, en forma de rocío. Se entiende que la humedad se encuentra presente en el aire siempre, a manera de presión de vapor y su presencia depende de la altura en metros sobre el nivel del mar. Se entiende que cualquier sal disuelta en agua proveerá los electrones que promueven la reacción electroquímica, sin embargo, sabemos que el cloruro de sodio tiene un mayor potencial de disolverse en agua, su concentración en el medio dependerá entonces de que tan alejados nos encontremos del mar.

Si logramos entender los últimos dos párrafos, entonces tenemos lo básico para diseñar mecanismos de protección contra la corrosión y estamos listos para emprender esta aventura.

Continuará...

Jose Manuel Guizado

Compartir:

Síguenos en:

Asociados a la:

Camara